Privacidad en Internet y protección de datos personales

Mucho se ha hablado de la importancia de la seguridad y privacidad en Internet. Habitualmente se proporcionan recomendaciones a tener en cuenta tales como: hacer uso de un antivirus, tener cuidado con los archivos que se abren, especialmente los contenidos en la carpeta “spam” de nuestro correo electrónico, la limitación de información personal en las redes sociales, los amigos que aceptamos en dichas redes y las conversaciones que tenemos, reforzar nuestras cuentas con contraseñas seguras, hacer uso de un antivirus que proteja las compras en línea, etc.

Todo lo anterior está muy bien y es necesario tomar precausiones que nos puedan prevenir de un peligro de cualquier tipo en la red. Sin embargo, aún después de seguir todas las posibles recomendaciones, ¿estamos seguros?
Últimamente parece mostrarse una preocupación en lo concerniente a la privacidad de los usuarios en línea, a través de cualquier dispositivo que usemos. No nos referimos necesariamente a amenazas por parte de asaltantes que nos espían a través de la red, sino a las corporaciones mismas dueñas de las marcas de dispositivos más populares que conocemos; incluso se dice que estas grandes corporaciones están orquestadas con el gobierno para vigilar de manera masiva los comportamientos y tendencias de los usuarios de la red.

Podríamos preguntarnos, ¿es realmente un problema que alguna corporación nos vigile a través del uso de sus dispositivos? En mi opinión, la privacidad es importante independientemente de quién nos vigila, y muchas corporaciones lo hacen de manera sútil registrando nuestra información privada con la excusa de que es por nuestra seguridad.

Quizá una de las maneras más comunes en que estas compañías nos vigilan es a través del registro de nuestro historial de navegación. A través del registro de nuestro historial, se puede llegar a conocer mucho sobre nuestra vida íntima y de alguna manera sobre quienes realmente somos. Por ejemplo, si alguna vez se nos ocurriése investigar algo que ocultamos en nuestro pensamiento, a través del registro de nuestro historial, alguien puede llegar a conocer sobre nuestros gustos, tendencias, intereses, filosofía, vicios, aspiraciones, planes. Es decir, alguien puede conocer todo el espectro de motivaciones y necesidades que nos definen. Es más, algunos aseguran que estas corporaciones tienen la facultad de escucharnos y observarnos a través de las cámaras de nuestros dipositivos.

Parece ser que el hecho de que seamos observados, va más allá de la intención de “protegernos”, y tiene más bien que ver con una dominación en diferentes aspectos: ecónomico, cultural y hasta político. Es evidente que la era tecnológica se ha vuelto toda una cultura en la que necesariamente debemos tener un dispositivo digital. Estos a su vez son los medios de las nuevas formas de intercambio comercial a través de un mercado digital. ¿Alguna vez has notado cómo después de haber investigado sobre un determinado producto en la web, la publicidad de éste aparece luego en las redes aún cuando no fue en este medio donde investigaste inicialmente sobre el producto?

En este sentido hablamos de privacidad en Internet y protección de datos personales, pues no existe un anonimato absoluto cuando se trata del uso de los nuevos dispositivos. Ahora, ¿no tiene todo esto que ver con un derecho básico a la privacidad, independientemente de quién nos espíe? Aunque es un tema que no parezca tener gran importancia en el presente, es fundamental tomar medidas contra estas intrusiones antes de que sea demasiado tarde como para parar este proceso.

La privacidad de las redes sociales

En un mundo donde una parte significativa de las relaciones humanas contemporáneas se establecen a través de internet, de manera ineludible a la sociedad se le plantean interrogantes respecto a la privacidad de las redes sociales.

Ciertos eventos relacionados con la publicación o fuga de información privada sensible, han convertido el tema de la privacidad de las redes sociales en un asunto de primera importancia para la comunicación social en internet. El hecho de que muchas de las interacciones sociales se establezcan hoy en día a través de Internet plantea tanto beneficios como nuevos peligros.

La realidad es que tan sólo hacer uso de una red social como forma de comunicación, nos obliga a registrarnos en su plataforma; por lo tanto, tenemos que suministrar información privada de manera obligatoria. Algunas redes sociales publican parte de los datos, mientras que otras los clasifican y usan para programar publicidad dirigida a sus usuarios, basada en la información del perfil, los me gusta, los mensajes y las fotografías.

Todo esto crea una nueva serie de peligros, porque los datos privados en cualquier momento pueden hacerse públicos. Esto puede producirse de varias maneras: ya sea por error, desconocimiento al configurar del perfil en la red social, o a causa de un hackeo de la cuenta o del servidor de la red social, nuestra información personal puede ser vulnerable. A pesar de que generalmente la información almacenada en la red social nunca se da a conocer fuera de internet, siempre existe el peligro de que sea dada a conocer a terceros.

La privacidad de las redes sociales es vulnerable y nuestra información guardada allí nunca será totalmente privada, como sí lo es la privacidad fuera de internet. Nuestros documentos de identidad sólo los mostramos a las autoridades cuando nos lo solicitan, y los presentamos a terceros cuando realizamos algún trámite público o ante una exigencia legal. No los mostramos a todo aquel que conocemos en la calle. Muchos vecinos, amigos y familiares, a lo largo de toda una vida solo conocen nuestro nombre. De igual manera, a muchos sujetos públicos sólo les conocemos su nombre, profesión y el país o la ciudad donde viven, nada más. Por el contrario, debido a Internet, hoy en día podemos saber muchísimo sobre las personas que nos rodean tan sólo dando un par de clicks.

La privacidad de las redes sociales debería poder asumirse tal y como se hace en el mundo real. Por lo tanto, es necesario usar sistemas de seguridad especializados y tener mucho cuidado con el tipo de información que publicamos en nuestras redes sociales, para evitar vulneraciones de nuestra privacidad y todos los problemas que esto conlleva.

Cómo tener privacidad en Internet

Hoy en día, si nunca has sufrido un robo de identidad en línea, puedes considerarte afortunado. Decenas de millones de personas en todo el mundo han sufrido robo de identidad en alguna ocasión, convirtiendo el conocimiento sobre cómo tener privacidad en Internet en algo imprescindible en el mundo moderno.

Lo más importante es ser capaz de prevenir este tipo de problemas antes de que sucedan, en lugar de tratar de paliar los efectos una vez que ya se han producido. La mayoría de la gente tan sólo se centra en proteger la información de sus cuentas bancarias, pero, ¿es ésta la única información en riesgo? No exactamente: en realidad, distintos tipos de información personal como la fecha de nacimiento, el nombre completo, la dirección, los números de teléfono y las identificaciones de correo electrónico son igual de delicados y requieren aprender cómo tener privacidad en Internet.

En este artículo te dejamos algunas ideas para que sepas cómo tener privacidad en Internet.

1- Ve sobre seguro cuando estés en línea

Las redes sociales, como Facebook o Instagram, tienen gran cantidad de información personal sobre sus usuarios que es bastante sencillo robar si no estamos atentos. Cada vez que se asocia una nueva aplicación a Facebook, por ejemplo, se nos solicitará confirmación para que ésta pueda acceder a nuestros datos; en este momento, es importante saber a qué le estamos dando autorización exactamente.

Otra buena idea es privatizar tu perfil, de tal manera que tan sólo tus amigos puedan ver lo que publicas y tus datos personales. De esta manera, será más difícil que alguien pueda robarte tu información privada.

2- Controla el estado de tus tarjeta de crédito y débito regularmente

Uno de los fraudes más comunes por Internet es el robo de los datos de una tarjeta de crédito, de forma que el ladrón podrá utilizarla como si fuera suya para realizar compras online. El problema de este tipo de suplantaciones de identidad es que a menudo tardamos mucho tiempo en darnos cuenta de que se han producido, volviendo más difícil la posibilidad de recuperar nuestro dinero.

Por lo tanto, uno de los hábitos online más importantes para tener privacidad en Internet es comprobar periodicamente el estado de tus tarjetas. Además, si tu banco te da la opción de avisarte cuando se realice un movimiento en tus cuentas, es muy buena idea que la actives.

3- Utiliza servicios de protección de privacidad en línea

A pesar de todos nuestros esfuerzos para proteger nuestra privacidad en línea, es posible que nuestros datos no estén completamente seguros tan sólo con los medios tradicionales. Por lo tanto, puede ser buena idea que te plantees usar sistemas específicos para proteger tu información privada.

Los servicios de protección de privacidad en línea vigilan tus datos, envían alertas de privacidad, supervisan y ayudan a los usuarios a administrar su reputación en línea al proteger la identidad personal y la información en la web. Con ellos, puedes identificar el uso indebido de tu identidad, garantizar la privacidad del navegador utilizando complementos fáciles de instalar y herramientas de eliminación de cookies, detener el correo no deseado y prácticamente cualquier cosa que puedas necesitar para garantizar tu privacidad en Internet.

Seguridad en páginas web

Internet se ha transformado durante lo que ha transcurrido del siglo XXI en una de las herramientas de mayor utilidad del mundo. Usado de forma masiva por todo tipo de personas, se ha convertido en indispensable tanto en el trabajo como en nuestra vida personal.

Sin embargo, a pesar de las grandes ventajas que proporciona Internet a todos los ciudadanos, también presenta una serie de peligros. Estos peligros pueden acarrear severos daños a nuestro equipo informático: pérdida de datos causada por virus y malware, daños al disco duro, o incluso robo de datos sensibles por parte de piratas informáticos.

Esto ha hecho necesario tomar medidas para realizar una navegación segura en Internet, trasformando la seguridad en páginas web un asunto de la mayor importancia en todo el mundo.

Cómo conseguir mayor seguridad en páginas web

Algunas de las medidas más importantes a considerar para tener una navegación segura en Internet son las siguientes:

  • La primera medida a tomar para la navegación segura en Internet, es actualizar nuestro navegador e instalar y activar extensiones para evitar la activación de descargas automáticas. La mayoría de los virus y malware que infectan los equipos, son descargados mientras se navega por sitios de dudosa reputación. Algunas de estas páginas web consideradas peligrosas son los sitios donde se ofrecen descargas gratis de música y películas, y páginas para adultos donde se pueden ver y descargar fotografías y vídeos.
  • Otra medida a tomar es actualizar el sistema operativo y el conjunto de las aplicaciones instaladas. Contar con la mejor protección posible de nuestro equipo, nos permitirá disfrutar con tranquilidad y sin preocupaciones de una navegación segura en internet. Windows y iOS cuentan con actualizaciones que aseguran la mayor seguridad en páginas web, así como el combate de los virus que puedan entrar en nuestro equipo. Asegúrate de que esté activada la descarga automática de estas actualizaciones.
  • Instalar en el equipo aplicaciones de seguridad indispensables. Por ejemplo, puede ser útil contar con un firewall para regular la entrada y salida de datos hacia o desde la red, y también tener un filtro anti spam.
  • Nunca abrir los enlaces que lleguen por correo a través de contactos desconocidos. Muchos de estos enlaces redirigen la navegación hacia sitios peligrosos; incluso, desde allí se descargan de manera automática aplicaciones que toman el control de nuestro equipo.
  • No hacer click sobre links de mensajes reenviados en cadenas, ni links de ofertas de premios ganados en loterías, de comunicaciones de herencias o donaciones de dinero a nuestro nombre etc.; porque al enviar nuestros datos para recibir los beneficios, podemos permitir grandes fraudes y estafas contra nuestro patrimonio. En general, si no estás seguro de la veracidad de un contenido, no introduzcas tus datos personales para evitar problemas.
  • Siempre se deben descargar las aplicaciones que necesitamos instalar desde los sitios oficiales; o de portales de distribución de software que garanticen la calidad de las descargas.

Con todas estas medidas, ya estamos en condiciones de conseguir seguridad en páginas web sin sufrir grandes problemas.